Diccionario florido

He tenido que escribir este pequeño manual de consulta, que me otorga algunas nociones para abordar la farsa cotidiana.

12 de Octubre: día de la razzia, del encubrimiento de América y el desencuentro de dos mundos. // En 1991, el Consejo Internacional Independiente de Emancipación e Identidad de América Latina 1492-1992, reunido en la ciudad de México, declaró que el 12 de octubre de 1492, que según la visión eurocentrista está considerado como descubrimiento y encuentro entre dos mundos, implicó el inicio de uno de los mayores genocidios, pillajes y saqueos de la historia humana, y que la pretensión de celebrar su V centenario constituye un acto de arrogancia y desprecio frente a los pueblos del Tercer Mundo. Estos mecanismos persisten actualmente en la división de la humanidad conocida como Primer Mundo y Tercer Mundo. En este último, el 85 % de la especie humana está obligada a trabajar para el bienestar del 15% restante. Eso es lo que occidente considera descubrir: apropiarse de lo descubierto para destruirlo. Y destruir aquello que pretende salvar.


Abogados: sanguijuelas que saben manipular la ley para convertir el sufrimiento y los conflictos ajenos en beneficio propio. Los más talentosos llegan a ser políticos.  // Un conocido cuento relata que un grupo terrorista secuestra un avión lleno de abogados. Al dar a conocer sus propósitos, amenazan: “Deben cumplir todas nuestras peticiones. De lo contrario, liberaremos un abogado cada hora”. // Para saber qué tipo de abogado tienes enfrente, debes poner un gato delante: si el gato huye, el abogado es un perro; si el gato se lanza sobre él, el abogado es una rata.


Aborto: horroroso asesinato financiado por los padres de la nena, que se privan de pagar con tarjeta de crédito la entrada de teatro para ver espectaculares obras de Shakespeare o Víctor Hugo, pero ven salvado su prestigio en el lúgubre escenario de la dramaturgia familiar.

Accidente: fatalidad que le ocurre a la persona que molesta a los políticos.


Adaptación: proceso de disciplinamiento al que se ven sometidos todos los ciudadanos para que acepten con naturalidad el funcionamiento de la sociedad. Consiste en una domesticación basada en la moral, la responsabilidad y la obediencia a través de la educación, el trabajo y la familia. El procedimiento tiene exitosos resultados, ya que recibe individuos curiosos, inquietos y creativos, y los transforma en amebas que vivirán en peceras el resto de sus días, mirando televisión, pagando impuestos y saliendo de vacaciones 15 días por año, creyendo que así es la vida. Es el gran complot para que el ser humano se niegue las preguntas más básicas y elementales.
¿Es sano estar adaptado a una sociedad enferma?

Allanamiento: Servicio de entregas a domicilio (armas, drogas y pruebas diversas) que la policía realiza para la comunidad.


América: nombre con el que los estadounidenses denominan a su país, incapaces de llamarlo “Planeta Tierra” a causa de que en otros continentes también existen países con el afán de crecer devorando a los demás.


Artista: hoy en día se otorga este nombre a cualquier payaso que anda por ahí lucrando con un producto estético que entretenga a la gente, sin ningún compromiso social y en complicidad con un sistema despiadado. El verdadero artista, en cambio, es quien encarna los atributos más sagrados de la especie, la persona que se niega a formar parte de una sociedad caníbal y se rebela expresando lo más hondo del espíritu humano, con toda su crudeza y desmesura.

........
mm
Atentados del 11 de septiembre. Chile 1973. Las Fuerzas Armadas, al mando de Augusto Pinochet, bombardean la Casa de Gobierno para salvar al país de un gobierno elegido democráticamente. Acribillan el Palacio de la Moneda donde se encuentra Salvador Allende. Pero el primer presidente socialista de Latinoamérica elegido mediante voto, jura fidelidad al pueblo y resiste hasta las últimas consecuencias. Con casco puesto y metralla en mano se niega a entregar el país a los usurpadores.
En el muy agudo y crítico sitio
http://www.geocities.com/CapitolHill/Congress/1770/11-september-1973.html, (de donde saqué las fotos) dice la Liga Chilena Anti-Comunista: "Aquí tenemos fotos tomadas en ese heroico 11 de Septiembre, 1973. Ese fue el día cuando Chile recobró su libertad. Ese fue el día cuando nació el nuevo Chile moderno y libre. Este nuevo periodo cambió a Chile de una nación tercermundista atrasada, a una nación sofisticada y desarrollada, la envidia de todos sus vecinos. Estas fotos muestran cómo el viejo socialismo terminó en Chile: por las heroicas acciones de nuestros soldados".
Más de tres décadas después, las estadísticas son reveladoras: Chile es uno de los países latinoamericanos con peor distribución del ingreso, con una política educacional segregacionista y con más de la mitad de la población viviendo en la pobreza. En todo este tiempo disminuyó el salario real, creció la desocupación, se precarizó la situación de los trabajadores, se multiplicó la deuda externa, y el cobre (principal riqueza del país) ha sido privatizado.


Balas: objetos contundentes que aman a los negros, los indígenas y los pobres.


Barrios privados: nuevo muro de Berlín, más alto, más inexpugnable y poderoso, que impide la ósmosis demográfica hacia el interior y concentra la basura adentro del reducto.


Becas: planes trabajar para los burgueses.


Biblia: librito en el que se apoya la doctrina católica. Proclama la compasión, la abnegación y el amor por el prójimo mediante discursos despóticos, fanáticos y racistas.


Bomba de neutrones: en el contexto de la Guerra Fría, la tecnología bélica alcanza su máxima cumbre al conseguir imponer la sensibilidad sobre la destrucción. Este tipo de armamento destruirá personas sin causar daño a edificios inocentes, cosa que la bomba atómica no hacía y por eso resultaba tan indignante.

Burgués: dícese de aquella persona cuya solvencia le permite tener tantos problemas como profesionales existan para tratarlos.


Burocracia: concurso de acrobacia que un paralítico debe ganar para poder obtener la silla de ruedas que le permitirá movilizarse.


Calidad de vida: la cultura capitalista que a diario devora a nuestras sociedades no pregona que la calidad de vida es vivir en una comunidad en la que predomine la dignidad, el respeto por el otro, la posibilidad de que cada ser humano desarrolle el potencial que tiene. No. Calidad de vida es la comodidad que nos otorgan los objetos que somos capaces de procurarnos.


Cambio: es la palabra preferida por los políticos que andan de campaña proselitista. “Vote por el cambio”. Después nos enteramos en qué consiste la propuesta: ellos se quedan con los billetes grandes; nosotros, con el cambio.

Cárcel: plan de vivienda para pobres.

Caridad: fármaco barato que sirve para aliviar los malestares de la conciencia.

Castigo: nada tiene que ver con el escarmiento del mal con el objetivo de corregir una conducta hacia el bien. El bien y el mal son antojos sociales que surgen como productos culturales en un tiempo concreto y en una sociedad determinada, y el castigo no se vincula con la necesidad de implantar la justicia; apenas cumple con el afán de mantener el orden imperante.


Caza: si el ser humano mata a otras especies para distraerse o lucrar, entonces se trata de cacería. Si es el animal quien mata por defenderse o alimentarse, entonces hay que alarmarse por su ferocidad.


Celacanto: es un pez que, él solito, supo reírse de la soberbia y la estupidez de la ciencia. Se creía que era una especie prehistórico, con una antigüedad de entre 400 millones de años los más antiguos y 65 millones los más recientes. Hasta que en 1938 se capturó uno vivo.


Ciencia: disciplina que trabaja para el desarrollo del conocimiento humano en todas sus áreas. A través de sus estudios se están logrando construir ciudades espaciales a fines de poder huir del rápido crecimiento de las insalubres villas miseria que carecen de agua potable y son criaderos de pestes, epidemias y delincuencia. También se ocupa de investigar la cura de enfermedades genéticas, así como de tareas de clonación y operaciones con láser en pacientes que felizmente pueden alejarse del cólera y la lepra, molestas enfermedades del siglo XIX que aún siguen de moda en muchas regiones de lo que ha sido llamado Tercer Mundo.

Ciudadano: individuo que es muy útil en las urnas, en la cola de los bancos, estadios de fútbol, supermercados, shoppings, discotecas y locales de comidas rápidas, pero que se torna molesto y subversivo cuando reclama los derechos que le corresponden, tales como la educación, la salud, la justicia y el trabajo.

Civilización: al respecto de esta palabra, Gandhi exclamó: “¿La civilización occidental? No sería mala idea”.

Clase media: moderado sector social que se queja tímidamente pero se metamorfosea siempre con el poder de turno. Es amorfa e imprecisa, se fatiga rápido y no posee contornos, pues sabe adaptarse con destreza. Aspira a la comodidad, a la seguridad y la riqueza, y en torno a ello giran todos sus valores, ocultos bajo un discurso vanguardista de progreso. Para ella, la dignidad está inexorablemente ligada al dinero. “Vivir dignamente” es acceder a un determinado nivel de consumo, y si se rompe ese equilibrio, es la señal: llega el apocalipsis.En los períodos de convulsión social, fingen estar del lado de los humildes, y los utilizan para obtener sus propósitos en la lucha. Una vez alcanzados los logros perseguidos, vuelven a dar la espalda a los vagos e ignorantes que no quieren trabajar.

CNN: Cadena desinformativa estadounidense que transmite, directamente desde Disney World, la realidad mundial en dibujos animados. El argumento siempre es el mismo: EEUU sale a defender la paz y la libertad en un mundo amenazado por tenebrosas bestias que viven en cavernas humeantes y lanzan fuego por los ojos. En Norteamérica, La guerra de las galaxias aún sigue en cartelera.

Constitución: obra colectiva de ciencia ficción, escrita por diputados y senadores en momentos que pueden escapar de actividades tan absorbentes como el fraude, las orgías y el consumo de cocaína.

Consumo: estupefaciente que calma de manera momentánea el dolor de llevar una vida intrascendente.

Contactos/Influencia/Palanca: cualidad más valiosa en los artistas que carecen de talento.

Contaminación: hija monstruosa y no reconocida del obsesivo romance entre la sociedad y el consumo, enfermos personajes que aparentan una relación de felicidad y con mucho brillo sin asumir las nefastas consecuencias de su patológico vínculo.

Coraje: Tiananmen, mayo de 1989. En la plaza de Pequín una multitud enardecida, conformada principalmente por estudiantes, se manifiesta repudiando al régimen comunista y demandando mayores libertades políticas. Li Peng, perro de presa, se encrespa al ver desarreglada la plaza, llena de gente molesta y desconforme que comete el delito de pensar distinto. Declara la ley marcial y manda embestir los tanques contra los insolentes manifestantes. Un estudiante, cuyo nombre aún desconoce la mayor parte del mundo, entra en la historia atravesándose en plena calle para impedir el avance de los blindados carros de combates. Las imágenes recorren el mundo: el desconcertado conductor del tanque intenta esquivarlo y el estudiante vuelve a desafiar su avance. El vehículo queda detenido, confuso ante la dignidad de un hombre solo que se atreve a enfrentar la embestida de la muerte.(Foto Jeff Widener - The Associated Press)

Corregir: acto que ocurre cuando el poder advierte que un ser humano ha tomado un camino propio.

Creación: herejía que merece el destierro hacia regiones desérticas donde aún no llega la civilización. Este delito pone en evidencia el fracaso ajeno y amenaza el buen pasar de los que se adaptaron tan bien a las arcaicas estructuras, repitiendo fórmulas caducas y obsoletas.

Crédito: dinero que los bancos roban a las personas necesitadas para prestárselo a quienes no lo necesitan.

Crisis: período de transición en que la clase media no puede consumir como quisiera y ocupa sus ratos libres en horrorizarse del hambre que hay en el mundo.

Crisis de valores: acontecimiento que actualmente no revela la profunda decadencia de nuestra sociedad, sino la preocupante caída de las acciones en la Bolsa de Comercio. // Si la crisis bursátil no sería tan preocupante, este concepto también podría hacer alusión a la carencia social de un proyecto común que nos beneficie a todos. El interés de hace unas décadas atrás por transformar el mundo en un lugar digno, justo y solidario, se trocó en una preocupación individual por alcanzar privilegios y comodidades personales. En esa época, los valores constituyeron la verdadera calidad de vida, por encima del alimento, el techo y la vestimenta. El espíritu rebelde, con ansias renovadoras, desbordó las calles y desafió a los tanques y a la policía con la esperanza de alcanzar la playa debajo de los adoquines que empedraban la calle. Hoy, de aquella juventud rebelde apenas queda un grotesco afán de no envejecer, sin propuestas que impliquen transformaciones globales. Por esa caricaturesca intención de no asumir el paso del tiempo, precisamente por lo banal que resulta la vida, el mercado nos atiborra de productos que disimulan el desmoronamiento corporal, la rancia vejez que anuncia la llegada de una muerte que viene a buscar la vida que no fue. Rendir culto a un cuerpo que encierra a un espíritu dormido, hete aquí el empobrecido afán de una criatura incapaz de asumir el vacío en que vive y la nada en la que se desvanecerá.

Cristianismo: Secta que se organiza en torno a todos los valores que condenó su fundador.

Cristo: histórico personaje revolucionario colgado por su propio padre. Salvajemente torturado y muerto por hablar de más e irritar con sus alegorías a las clases altas. Se juntó con prostitutas, pescadores y analfabetos. Echó a latigazos a los mercaderes del templo, denunció la riqueza como fuente de egoísmo y armó líos de todo tipo. En su momento crítico, además de su madre, todos lo dejan solo; únicamente lo acompaña una prostituta: María Magdalena.
El discurso fue tomado por sus propios asesinos, pero ahora es distinto: Cristo muerto no molesta. Se dice que si resucitaría nuevamente la sociedad lo rechazaría por ser mal ejemplo de las buenas costumbres. Ya no moriría a la vieja usanza de la crucifixión, sino picaneado en una comisaría de barrio.

Críticos de arte: especie estéril y baldía. Como si el arte debiera ser analizado, estos paladines de la mediocridad vienen a explicar algo que solamente puede ser percibido emotivamente. Incapaces de creación, esta raza nefasta se lanza aniquilar a quienes proponen otro mundo posible. Carentes de intuición para descubrir y reconocer la grandeza de nuevos talentos, medran en salones de opereta felicitando la moderación de quienes se acomodan tibiamente en el sistema. Escriben artículos intrascendentes sobre obras intrascendentes, nutriendo el cada vez más frívolo mundo del espectáculo, destinado meramente a distraer a los burgueses de su vida superflua, desprovista de sentido y compromiso. Roberto Arlt, en el preludio a Los lanzallamas, escribe: “Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un ´cross´ a la mandíbula. Sí, un libro tras otro, y que los eunucos bufen.” Otro guerrero como Franz Kafka, en sus Diarios, exlamaba: "Bailen cerdos. A mí qué me importa."

Culpa: sentimiento que se apodera de uno cuando ha robado menos de lo que se podía.

Cultura dominante: se propone transmitir los valores de la elite a fines de legitimar el sistema que la privilegia. Su meta es que el esclavo se vea a sí mismo con los ojos del dueño. Así es que en Latinoamérica es prestigioso hablar inglés y vestir indumentaria con banderas del Primer Mundo. Aquí es un culto estudiar francés o alemán, pero es anormal y descabellado aprender quechua, aymara o guaraní: las lenguas americanas que han resistido el avasallamiento de la globalización y han podido más que el exterminio.

Darwin: sujeto que le arrebató el ego a Dios y se lo destruyó a los monos.

Debilidad: cualidad que debemos asumir tempranamente para que todo funcione para lo que está hecho. Los medios, la escuela, las castas sacerdotales potenciarán nuestra parálisis para que las religiones, la cultura y las autoridades nos fabriquen a su antojo; y para que la policía, los abogados y los médicos puedan mantener su numerosa clientela. La debilidad es el disparador del miedo, la inseguridad y la desconfianza... los más lucrativos negocios que alimentan el mercado.

Delito: hecho que atenta contra la moral, el orden y la dignidad de los grupos dominantes. Por ejemplo, ser pobre. Al responsable de ese exhibicionismo escandalizador que cuestiona la comodidad de los que algo tienen, se le castiga con el rechazo y la represión. Ellos son los culpables de que los ladrones deban andar tan atemorizados y custodiados por nuestras respetables instituciones.

Democracia: no representa el ansiado final de las dictaduras sino su patética continuación. Es una fachada de libertad política, encubridora de dictaduras financieras al servicio de los dueños del mundo. Consiste en un sistema político que proclama la igualdad ciudadana mientras no se trate de la igualdad económica y la igualdad de oportunidades. Nos hace creer que somos los sujetos centrales en una estructura política que favorece la participación, y nos otorga el derecho de meter en una caja el boleto hacia la próxima farsa. En este sainete democrático, los corruptos viven en la impunidad total, y es declarada peligrosa cualquier manifestación contra el hambre de los pueblos. En este “gobierno del pueblo”, el pueblo brilla por su ausencia. Las decisiones las toman los dueños del poder, y la población se limita a aceptarlas. La libertad de elección consiste en elegir a un empresario millonario que la elite considera responsable, una persona ya elegida por un reducido número de gente, que simulará gobernar en nombre del interés general.

Derecho: conjunto de leyes inútiles, hipócritas e inmorales mediante las cuales los sectores dominantes defienden sus intereses e imponen sus valores a las clases dominadas, con la parodia de ser la expresión máxima de una justicia que vela por los intereses de toda la sociedad. Lejos de ser consecuente con los principios que proclama, es un instrumento de control social. Entre sus principales objetivos se encuentra el resguardo de la propiedad privada. Define como delito aquellas prácticas que atentan contra los intereses dominantes, criminalizando las conductas que cuestionan a los modelos impuestos y tratando de implantar la adaptación y la resignación al orden imperante. El problema no es el uso bueno o malo que pueda dársele al derecho. Se trata de su intrínseca naturaleza: proteger a los poderosos y desamparar a los vencidos.

Derechos humanos: conjunto de normas que Estados Unidos controla en los países que no puede invadir.

Desigualdad: ¿Cuál es el precio por tanto lujo estéril? ¿Cuáles son las consecuencias de la vida que los medios nos ofrecen?

Centros poderosos. Ostentación, vidrieras y mucho brillo. Modelos que no son modelos de nada. Diarios, televisión y revistas nos invitan a consumir.




Periferias excluidas. Hambre, pobreza y desolación.
Nadie sabe de este niño desnutrido. Sólo el ave carroñera que lo espera.
(Foto de Kevin Carter. Sudán.)







Desocupado: dícese de aquella persona otrora trabajadora, reconocida, sacrificada y responsable devenida en ociosa, inservible, molesta y fracasada.

Deuda externa: principal método extorsivo de la mafia internacional. Consiste en hacer pagar a las propias víctimas el precio del arma que los mata. // Representa actualmente una de las más agravantes violaciones a los derechos humanos, porque impide financiar un desarrollo sostenible socialmente justo y obstaculiza el desarrollo de la industria, las investigaciones científicas, la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales, el acceso a la educación básica, a una alimentación adecuada, a los cuidados de la salud, al agua potable y a la infraestructura sanitaria.

Devaluación: ley de gravedad que produce que las monedas de los países periféricos se caigan hacia el centro de la Tierra, es decir, hacia Estados Unidos.




Dignidad. En condiciones totalmente desfavorables, agredido, debilitado y ensangrentado, el toro resiste. Se niega a caer ante los cobardes que lo maltratan.











Dinero: altar sobre el que la sociedad se ha sacrificado a sí misma // alucinógeno que no cambia a las personas. Solamente les quita la máscara.

Dios (cristiano): entre todos los dioses de la amplia gama de religiones terrestres, el dios cristiano es el más perverso de la historia. Sus seguidores dicen que es un dios del perdón, del amor y la compasión, pero este alto jerarca militar, proclamando “amaos los unos a los otros” ha librado importantes batallas en defensa del capitalismo de Occidente. Permitió la Inquisición contra los herejes musulmanes, avaló el genocidio de los albigenses, derrotó al comunismo y arrasó a los japoneses en Hiroshima y Nagasaki, combatió ferozmente la idolatría de los indígenas americanos, redujo a los africanos paganos a una situación de hambrunas y epidemias, y fue cómplice de los más atroces campos de concentración levantados para el martirio del pueblo judío. Durante el Imperio Romano, fase precapitalista, se destaca su encumbramiento a partir del asesinato de su hijo, al que colgó como a una res de ganado para convertirlo en mártir, fundar su propio partido político, expandir su dominio y fomentar la lucha contra la amenaza de los bárbaros. Entre sus hechos antiguos más destacados sobresalen una inundación planetaria de 40 días y 40 noches de duración, que casi extingue la raza humana, y el arrasamiento de Sodoma y Gomorra para castigar la mala conducta de los desviados sujetos. Kisssinger temblaría de envidia frente a este prontuario.

Distribución: en todo el planeta, existen los alimentos necesarios para satisfacer las necesidades alimenticias de toda la humanidad, pero la desigualdad y la injusta distribución que permiten el derroche de unos pocos aseguran la concentración de recursos en una reducida minoría privilegiada. La distribución imperante permite al 1% de la humanidad poseer el 60% del patrimonio mundial disponible. Los tres hombres más adinerados de Estados Unidos tienen más plata que los 60 países más pobres, y 323 empresas se reparten el 50 % de los recursos mundiales disponibles. Mientras los más acaudalados disponen de poder de compra, pasean por los shoppings, disponen de acceso a la salud y a la comodidad, la vida empeora cada año para los más pobres. Una niña que nace en Japón tiene una esperanza de vida de 85 años; en cambio, si nace en Sierra Leona probablemente no sobrevivirá más de 36, verá dificultado su acceso a la salud, a la educación y apenas contará con unas monedas para vivir al día.

Diversidad: desde que el mundo es mundo, la diversidad humana se ha multiplicado porfiadamente sobre la superficie del planeta. Se sobrepuso a dictaduras y bombas nucleares, a totalitarismos, masacres, guerras, imperios y genocidios. En cada contexto, en todos los climas y relieves, en los cinco continentes, a lo largo de los siglos, el hombre ha conversado con su entorno de las más bellas maneras y ha encontrado admirables modos de festejarse mutuamente con la naturaleza. En el mundo moderno asoma una nueva amenaza, una nueva forma del imperio que niega los colores que no sean los de su bandera y pasa a la clandestinidad la historia y la memoria. El pasado pasa a ser un crimen, no un espejo. El folklore regional, las músicas, las comidas y las pautas de sociabilidad pasan a ser curiosos elementos de vitrina. La globalización, bobalización, procura establecer procesos de enajenamiento cultural, para que los pueblos pierdan la identificación consigo mismos. Una vez vaciados de identidad, adoptan una imagen que el mercado impone desde afuera, desde arriba y desde lejos. La moderna depredación intenta rebajar la diversidad humana a su mínima expresión, uniformarla en categorías de comportamiento y consumo. La comunidad se diluye. El “nosotros” se reduce al “yo”, y la soledad da buenos dividendos. La producción, la ganancia y la inversión monopolizan el tiempo. El ser humano primero pierde el vínculo con la naturaleza, luego se desvincula de la gente y por último acaba por extraviarse a sí mismo. La propia gente se denigra a sí misma cuando respeta más a las cosas que a la gente.

Diversión: soporífero que la sociedad consume desesperadamente para disimular su decadencia y su vacío, pero sin lograr encubrir su grosera derrota.

División internacional del trabajo: intercambio comercial basado en la especialización de funciones. Consiste en un pequeño grupo que mata y un gran grupo que muere. Debido a que es un juego austero, los que matan debe ser pocos. No hay armas para todos. Eso sí: balas hay para el que quiera.

Donación: dícese de las extrañas devoluciones que la clase política hace de todo aquello que ha robado, usado y desgastado.

Droga: producto que ayuda a sacar adelante a las familias de políticos, policías, militares, jueces, aduaneros, traficantes y pistoleros varios. Como la Iglesia, hay uno de estos rentables negocios en cada barrio. ¿Por qué todos sabemos dónde conseguirla menos la policía, que tan valerosamente lucha por erradicar este preocupante flagelo?

Duda: temida enfermedad por quienes descansan sobre ideas tibias y satisfactorias, castañeteando los dientes ante una posible pregunta que dinamite los cimientos.

Economía: disciplina que integra variadas recetas gastronómicas para que los números puedan engullir personas sin indigestarse ni sentirse culpables. Es muy frecuente que a la gente le vaya muy mal cuando a la economía le va muy bien.


Edad: número que determina el grado de sensatez con que una persona debe sentir, hacer y pensar.

Educación: proceso deformador que consiste en ahogar la genialidad de cada alumno y despertar en cada niño la mediocridad dormida. Al comienzo, los niños son poetas y soñadores. Al final, sólo quieren encontrar un trabajo.

Educación para la democracia: en una entrevista, Tom Lupo cuenta que cuando estaba en la escuela secundaria un profesor se paró frente a los chicos de su clase y les dijo: "Buenos días. Yo soy el profesor de Educación para la democracia. Es una materia que no sirve para nada, así que no les voy a enseñar esto. No digan nada, pero ya están todos aprobados. Lo que les voy a enseñar es literatura latinoamericana. Ese tipo se llamaba Haroldo Conti."

Ego: correntada de aire que se filtra por el cerebro y que tiende a inflamar desaforadamente al ser humano. La hinchazón impulsa a un patológico delirio de creerse dios, perdiendo la posibilidad de poder ser apenas hombre.

Empresa: organismo carnívoro que se desprende de la familia de los piratas y mercenarios. Muy feroz y de gran tamaño, posee dientes y uñas muy poderosos. La masa de capital necesario para abordar una organización productiva requiere de un gigantesco grado de concentración y centralización de capital, junto al aporte financiero que reciben de los bancos. A su vez, impide cualquier posibilidad de competencia, ya que sus fases de producción se encuentran integradas y optimizadas de manera tal que permitan reducirse al mínimo el costo por unidad. Debido a ello, es el rey de la selva de cemento. Engulle inspectores, reglamentos y derechos laborales, pero se alimenta preferentemente de seres humanos y, ya adulto, también de países. Existen varias especies, distribuidas por todo el mundo. Depreda desaforadamente los recursos del medioambiente. Suele vivir en grupos que forma junto al Estado y la policía.

Escuela: institución mediante la cual el Estado, lejos de formar personas, neutraliza al individuo y lo convierte en una pasiva y obediente criatura de consumo, temerosa, especuladora y materialista.

Especulación: es una de las acciones que están en boga en los tiempos que corren. Consiste en sacar provecho y beneficio de cada relación humana, de cada conversación, de cada movimiento. Cada cosa debe tener su utilidad, brindar una ganancia, otorgar réditos. Se calculan intereses, se consideran dividendos, las relaciones humanas surgen por conveniencia. La vida con fines de lucro, la existencia convertida en negocio: el tiempo es dinero, cada persona tiene su precio. Se especula con la vida ajena, se calcula en la amistad, se computa en el amor. Los cuerpos, espiritualmente exorcizados, se convierten en nimias mercancías. La salud va y viene, lo importante es la plata.

Estadística: numeritos que permiten al poder disimular el crecimiento de la pobreza, la concentración de capital, y mentir la realidad y la injusta distribución de los recursos. Si en un pueblo hay diez autos y diez habitantes, las estadísticas dicen que en el pueblo todo el mundo anda en auto. Pero la realidad indicará que una sola persona posee ocho autos, que otros tres tienen un automóvil cada uno, y los seis restantes caminan kilómetros para llegar a su trabajo.

Estados Unidos: Asociación empresarial ultraterrorista que amenaza la paz mundial y el equilibrio ecológico del planeta. Para defender el derroche de casi la mitad de los recursos existentes, invierte anualmente alrededor de 500.000 millones de dólares en presupuesto militar, cifra que representa la suma de todos los presupuestos militares del mundo. Llama Eje del Mal a los países que lo repudian abiertamente: Cuba, Corea del Norte, Libia, Irán, etc... los cuales no llegan a invertir en armamentos ni el 2% del monto estadounidense.
Estados Unidos desprecia el derecho internacional. Es el principal productor y exportador de armamentos, exige control militar sobre los demás Estados, pero se opone a ser inspeccionado en su propio territorio. Además rechaza firmar un Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares y es uno de los principales violadores de las resoluciones tomadas por las Naciones Unidas.
A pesar de tener la deuda externa más grande del mundo, se da el lujo de presionar, mediante sus dependencias del FMI y el Banco Mundial, a los países más pobres para que paguen sus propias deudas; deudas ficticias que no sirvieron para construir escuelas, hospitales y caminos, sino que enriquecieron a los agentes regionales del imperio (disfrazados de patriotas) y que sirvieron para acentuar la desigualdad y aceitar la maquinaria de la corrupción.
Proclama tener "la democracia más libre del planeta", pero es el país que más colaboró para destruir las democracias ajenas.
Históricamente, Estados Unidos ha contribuido a la instauración de sanguinarias dictaduras funcionales a sus intereses, como en el caso de Guatemala en 1954, Grecia en 1967, Chile en 1973, y ha apoyado a los gobiernos más déspotas e inhumanos, como los de Duvalier, en Haití, y el de Somoza, en Nicaragua. También ha intervenido con bombardeos e invasiones en más de 40 países, para encauzar las circunstancias a favor de sus propias conveniencias.
Además es la nación que posee el más alto consumo de cocaína y tranquilizantes; gasta el 25 % de la energía mundial y aporta la mayor cantidad de dióxido de carbono y otros gases contaminantes, razón por la que se ha negado a firmar el Protocolo de Kyoto por el cuidado del medioambiente.
Muchos admiran los logros de este monstruo.

Europeo: mire usted. Pase y compare, analice y piense. Piense, que los pensamientos no muerden. Saque sus propias conclusiones. En el contexto de la globalización, ser europeo es halagador. Miren qué bonitos son esos blancos, miren lo bien que viven esos rubios. Pero, oh, curioso dato, no es bonito ser indio, no es decoroso ser negro en el contexto de la globalización. África, continente negro, y América, continente indio, jamás desbordaron sus fronteras para invadir otros continentes y someter a sus habitantes. En cambio, Europa, continente rubio y de ojos celestes (y qué lindos rubios, si los viera usted señora que se casó tan joven) se ha repartido el mundo con la gente adentro, y no hay continente que desconozca sus atropellos. Europa ha saludado siempre con sombrero ajeno. Tiene el baño limpio porque va a cagar a casa de otros. Uno los ve y son tan lindos. Ser europeo es correcto, y es érróneo todo lo demás. Los indígenas, símbolo de América, y los negros, símbolo de África, son malas palabras en el diccionario de la globalización, porque son, también, los testigos de los crímenes más brutales de la historia, son los que pagan las fiestas ajenas con el sudor propio. Pero, claro, ¿dónde está el fotógrafo? ¿dónde están los medios? En la pista de baile, no en el bosque donde los madereros talan árboles para construir los muebles en que se sientan las gordas señoras. ¿O acaso cree usted que la tele está para mostrar cómo funciona el mundo? ¿Usted ha visto a un periodista preguntar a los indígenas qué piensan de la señora? No, señor. La víctima no debe tener protagonismo en esta farsa. "No dejen hablar a la víctima, a ver si da su propio testimonio. Pregunten, mejor, a la señora qué piensa de los indios".
América y África fueron los continentes que Occidente invadió, para masacrar y esclavizar a sus habitantes, para usurpar y saquear todas sus riquezas. Pero en la globalización está muy bien ser europeo, y está muy mal ser negro o ser indio. Esto es la globalización: sólo importa ganar, no importa cómo, después vamos viendo lo demás.

Eutanasia: asistencia médica que el Primer Mundo otorga para tratar las enfermedades y el sufrimiento que ha creado y promovido en las demás regiones del mundo.

Éxito: mágico poder de transformación a través del cual aquel vago, ridículo y fracasado individuo recibe mucho dinero por la actividad que realiza, dejando de ser un mediocre cualquiera para ser socialmente reconocido a causa de su incomparable talento.

Familia: fábrica de traumas. Se rumorea que la inventó un psicólogo para tener más clientela.

Farándula (Jet Set): conjunto de individuos que poseen una destreza particular para hacer la plancha con el cerebro. Son famosos que colaboran con el sistema exponiendo sus vidas para que los demás no piensen ni vean la suya propia. Cualquier estupidez que haga esta gente, aparece en las noticias. El otro conjunto anónimo de la población, sólo aparecen en los medios cuando matan o mueren.


Felicidad: eso que hay que aparentar mientras nos arrastramos y sobrevivimos, trabajando en lo que no nos gusta, para comprar cosas que no necesitamos, para que nos acepte gente que no nos interesa.


Fidelidad: mandamiento de la moral  monogámica consistente en el usufructo monopólico del cuerpo del otro.

Franz Kafka: escritor checo que revolucionó la literatura narrando la soledad humana en un mundo angustiante y absurdo. Su gran talento puede comprobarse en que murió sin que le publiquen un solo libro.

Freud: sujeto histórico que ha transplantado a toda la humanidad el peso y los traumas de sus propios fracasos sexuales.

Frontera: sustancia de la que se alimentan algunos virus patógenos que corroen la diversa unidad del mundo, tales como militares, aduaneros, funcionario y demás parásitos que viven proclamando un patriotismo en el que no creen pero que les da buenos dividendos operando sobre artificiales divisiones humanas.

Fuerzas Armadas: milicias mercenarias que ante el mejor postor se lanzan, con el cuchillo entre los dientes (y en nombre de la patria), al ataque de sus propios compatriotas. También suelen declarar la guerra a los países vecinos para defender los intereses de las potencias mundiales.

Futuro: uno de los más inaccesibles productos del mercado. Se fabrica en el Primer Mundo pero algunos sectores del Tercer Mundo pueden adquirirlo manteniendo en el pasado a sus vecinos compatriotas.

Galileo Galilei: individuo encarcelado por hacer uso de la fuerza. Su delito consistió en detener el movimiento del Sol y echar al planeta Tierra a girar a su alrededor. Siglos después, estas mismas prácticas estarán muy en boga y serán muy útiles para entretener y distraer a los aburridos oficinistas de las urbes. Superman será aplaudido por las mismas habilidades que condenaron a Galileo, pero el nuevo superhéroe defenderá la propiedad privada y no cuestionará las ideas de la época.

Gengis Kan: salvaje y bárbaro conquistador que cometió la osadía de hacer lo mismo que Alejandro Magno y Napoleón pero sin pertenecer a la cultura occidental.

Globalización: nueva forma del imperio que amenaza la diversidad cultural. Mucho nos habla de modas parisinas y formas neoyorquinas de consumo, pero ni jota dice de los pueblos guaraníes, bantúes o polinesios, salvo como cuando aparecen en algún curioso programa de la National Geographic. Esta moderna depredación intenta nivelar la diversidad humana a un mediocre denominador común, extirpando de raíz la identidad de cada pueblo para que en su desorientación y soledad pueda lanzarse libremente a consumir hamburguesas y televisores. La integración económica que promueve no sólo impide el crecimiento económico de los países subdesarrollados, sino que mantiene y agudiza los desequilibrios existentes. La globalización, que globaliza el miedo y expande el racismo, también difunde la ignorancia y promueve el egoísmo. La única igualdad que invoca es la del pensamiento y las costumbres (cuando todos piensan igual, nadie está pensando), pero es terriblemente desigual en las oportunidades que otorga. Libre es el dinero, no las personas, que tienen que hacer interminables trámites para cruzar las fronteras. La miseria se distribuye, las ganancias se concentran. Sólo se favorecen los países poderosos que quieren expandir sus patrones económicos y culturales a todas las regiones del planeta.

Guerra: recurso al que apelan los países poderosos para paliar sus crisis económicas y consolidar su dominio ante la supuesta amenaza de un enemigo despiadado. // Patética revelación de los tiempos que corren: desatar una guerra para reactivar la producción. Matar gente para que nazcan capitales. // Intercambio que los países poderosos llevan a cabo con los Estados humildes, a fines de proteger la libertad de comercio y el drenaje de recursos hacia las potencias centrales. Es un trueque muy favorable para los Estados más soberbios, en el que ellos sólo otorgan las bombas. Los más débiles ponen las materias primas y los muertos.

Guerra civil norteamericana: conflicto bélico en que los industriales del norte rompieron las cadenas que esclavizaban a los negros en las inhumanas plantaciones del sur. Liberada la población afroestadounidense, pudo comenzar a trabajar libre y dignamente como choferes, porteros, lavacopas, ascensoristas, mucamos, lustrabotas, mozos y barrenderos.

Guerra de Corea: conflicto que demostró al mundo que un país con escasos recursos materiales, con armas relativamente elementales, puede combatir el ataque de una superpotencia. La resistencia coreana reveló que aun el bombardeo hasta la saturación, es incapaz de someter a un país que no quiere resignarse a la derrota.

Guerra Mundial: este enfrentamiento, dividido en dos etapas, fue llevado a cabo por un puñado de países que pugnaban por adueñarse de todos los demás. ¿Por qué razón un conflicto bélico en el que las naciones más poderosas se disputan la hegemonía del planeta se llama Guerra Mundial? Nombrando a los procesos históricos de este modo es como nos vacían la memoria y nos enseñan a mirar el pasado con los ojos de quien nos domina.

Hambre / Desnutrición: castigo que sufren los países que cometen el delito de poseer un suelo con gran diversidad de recursos. 25 niños por minuto son desterrados del mundo a causa de estas graves fechorías. En todo el orbe, más de 840 millones de personas duermen con el estómago vacío.

Hipocresía: escuela de enseñanza intensiva con rápida salida laboral.

Hiroshima: ciudad que tuvo el privilegio de recibir en su seno el estallido de la primera bomba atómica lanzada sobre una población civil. La bomba fue bautizada “muchachito” por sus padres norteamericanos. Tardó 43 segundos en caer y estalló a 600 metros de altura. Elevó la temperatura de la ciudad a 10000 grados, el mismo calor del Sol, evaporando a las personas y despedazando edificios en ondas expansivas que alcanzaron 1200 kilómetros por hora. Cien mil personas murieron en el acto, muchas más quedaron mutiladas sufriendo las terribles secuelas de la radiactividad. Vencida Alemania, fue el precio que pagó Japón al continuar la guerra contra Estados Unidos en el océano Pacífico. Harry Truman, el presidente estadounidense que ordenó la masacre, alegó que lo hizo por razones humanitarias, para evitar más muertes en una guerra que ya había tenido demasiadas.


Hiroshima en llamas. Estados Unidos nunca pidió perdón por la barbarie cometida.
(Foto S. National Archives, RG 77-AEC)



Intacto. El avión que arrojo la bomba se exhibe en un museo aeronáutico.
(Foto http://www.airchive.com/SITE%20PAGES/VIN-UDVAR.html)

Historia oficial: golpe de Estado a la memoria. // Señora tuerta, de visión limitada; señora manca también, que escribe maltrecha lo poco que percibe su ojo lisiado. ¿Quiénes serían los héroes en una historia enseñada por los indígenas o los negros? ¿Quiénes serían los “bárbaros”? La historia que nos enseñan desde pequeños, pretende erigirse como dueña de la verdad y confundirse con el pasado, pero es una construcción arbitraria basada más en la ficción que en lo que pasó realmente, y eso responde a ciertos intereses dominantes que pretenden legitimar una realidad totalmente desequilibrada. Los próceres consagrados por la historia y enaltecidos en los manuales escolares generalmente son hombres acomodados, magnates que hicieron fortuna mediante sospechosos negociados, gente de elite que temía que el pueblo se adueñara de su propio destino y dejara de ser rebaño que alimentara sus intereses. Los héroes que no son políticos o comerciantes, suelen ser militares racistas, hombres de armas, asesinos de indígenas, expansionistas, profesionales del saqueo, la extorsión y el chantaje. Mucha gente admira a los países que actualmente son potencia como si fueran un referente de lo que una sociedad debe ser, pero esa gente ignora, o no desea saber, que el poder de esos países se estructura sobre la violación de los derechos humanos, explotando gente, saqueando los recursos de otras tierras que, víctimas de su atraco, quedan condenadas al desequilibrio social y a la pobreza.

Ideología: capricho que se cura con un salario apetecible.

Iglesia: sector del poder en la que se refugiaron los senadores del Imperio Romano para perpetuar su dominio cuando las estructuras imperiales devinieron caducas y obsoletas. Siempre se identificó con las clases altas, con cualquier clase de poder y toda manifestación de dominio. Apoyó monarquías opresoras y dictaduras genocidas, justifico la esclavitud, se acomodó a la conquista de América, santificó armas, legalizó matanzas y condenó a muchos investigadores que demolieron las supersticiones que echaban por tierra las mentiras y supersticiones que la legitimaban a la Iglesia ante la sociedad. Galileo, que dijo que la Tierra no era el centro del universo, fue arrestado. Darwin, que demostró que el hombre era un animal más, fruto de una evolución de millones de años, borró la idea de que el ser humano fue creado por Dios, y a causa de ello fue condenado por la Iglesia. Servet, que en el siglo XVI postuló que la sangre circula dentro del cuerpo humano por venas y arterias, fue quemado en la hoguera por herético. Esta institución nefasta viene engañando hace dos milenios y se atreve a condenar a quien se anime a cuestionarla. Sólo se ve favorecida con la mengua intelectual de sus integrantes, para atiborrarlos de datos que impiden desarrollar una conciencia social.

Imperialismo: Dícese de Mickey mouse disfrazado de Rambo.

Imposible: todo aquello que los mediocres no pueden.

Impuesto: tarifa que paga cada ciudadano al gobierno para que el Estado pueda reprimirlo con los recursos necesarios.

Impunidad: franquicia que se le otorga a quien ejerce el poder. Consiste en un pase libre a la quermés de los delitos, estafas, crímenes y robos, sin necesidad de pagar lo consumido.

Indiferencia: es el modo de suicidarse más conocido en Occidente. Consiste en disparar sobre los demás, pero quien muere es uno mismo.

Indígenas: individuos que han pagado caro el privilegio de poseer una eficaz alternativa a la cultura de Occidente, cometiendo el delito de revelar que no es el capitalismo el único sistema posible.

Infancia: lujo que puede darse una minoría de los niños del mundo. Cada cuatro años, mueren de hambre o enfermedades curables la misma cantidad de niños en el mundo que todos los seres humanos que se llevó la Segunda Guerra Mundial. En palabras de Mendel, “Cada cuatro años, una guerra mundial contra los niños”. En 14 países africanos, la mortalidad infantil es más alta que en 1990. En una pared de Quito: “¿De qué color son las cunas de los niños de la calle?”

Inseguridad: sensación de falta de seguridad que experimenta la gente que tiene vivienda, automóvil, trabajo, acceso al consumo, a la salud y la educación, ante la existencia de gente que no tiene nada de esos privilegios y vive en permanente estado de riesgo, incertidumbre y se encuentra expuesta al hambre, al frío y a las enfermedades, a la indiferencia de la sociedad, a la desintegración de su familia, a la soledad y el desamparo.    

Instituciones: organismos que matan en nombre de la vida y mienten en nombre de la verdad. Están encargadas de monopolizar el delito que dicen combatir.

Intelectuales: salvo tres o cuatro pensadores reales, son escribidores que se masturban mirándose al espejo. Poseen un patológico complejo de superioridad, derivado de la creencia de que disponen de las mejores herramientas para interpretar la realidad, conocerla y transformarla, cuando no hacen más que vivir del sistema que tanto critican y al que tan bien se han adaptado.

Intermediario: gusano con una dieta muy delicada. sólo devora gente trabajadora y creativa.

Intervencionismo: invasión que realizan las potencias mundiales en las zonas que le parecen conflictivas. Por ejemplo, cuando no facilitan la entrega de sus recursos. Los países poderosos invaden cuando se encuentren amenazados sus intereses estratégicos, como en Medio Oriente. De otro modo, asisten impasibles, como en los conflictos africanos, a genocidios, exterminios, hambres y desplazamientos forzados. ¿Por qué las naciones que más intervienen son las menos interesadas en implantar una Corte Internacional de Crímenes?

Izquierda: conjunto de personas que se identifican con ideas de justicia, igualdad y fraternidad entre los seres humanos. Son muy pocos, pero no se soportan entre sí y viven dividiéndose, criticándose y reprochándose conductas. Se sabe que si hay dos personas de izquierda, entonces forman tres partidos reformistas.

Jíbaros: etnia de la selva amazónica que defendió incansablemente su libertad. Sus integrantes resistieron el avance del imperio incaico y más tarde enfrentaron la conquista española en porfiadas batallas y enfrentamientos. Numerosos sacerdotes jesuitas y dominicos murieron en el intento de evangelizarlos. Este pueblo aguerrido, incapaz de ser sometido, íntegro en la resistencia, heroico en el combate, es conocido mundialmente como una sociedad salvaje y demoníaca, cuyos miembros devoran serpientes y reducen la cabeza de los hombres.

Jubilado: envase descartable del ciudadano, que el Estado desecha una vez consumido.

Justicia (La): sindicato de asesinos y delincuentes que aseguran el monopolio de asaltos y matanzas a los profesionales del gremio, doctores de cuello blanco que eliminan o encarcelan a burdos imitadores provenientes de las clases marginales.

Kissinger: es el asesino a sueldo más afamado de los Estados Unidos. Sus genocidios fueron tan certeros que fue reconocido mundialmente: le entregaron el Premio Nobel de la Paz.

Laboratorios: mafias químicas que lucran con la necesidad y el malestar de la gente. En Occidente, el vertiginoso ritmo de vida perjudica a las personas provocando agudos estados de ansiedad, incertidumbre, depresión, angustia, frustración y nerviosismo, pero genera enormes ganancias a las pandillas farmacéuticas. Las más poderosas industrias de este tipo se encuentran en EE. UU., donde no poseen ningún tipo de control de precios por parte del Estado, y con la ayuda del gobierno presionan en otros países para obtener los mismos privilegios. Los precios se definen de manera privada, y de manera privada se define la vida y la muerte de millones de seres humanos que requieren de los medicamentos para continuar con vida. La globalización consiste en globalizar los mercados de las grandes industrias, pero nada tiene que ver con la globalización de los beneficios.

Legalidad: ordenamiento jurídico que vela por los intereses de las clases dominantes, protege la propiedad privada y legitima una economía explotadora, contaminante y avasalladora. Legal es la resignación y la mediocridad, el conformismo, la pasividad y el silencio. Ilegal es la rebelión, y el abierto rechazo de la explotación y los atropellos. 

(Neo) Liberalismo: doctrina económica que proclama la primacía del mercado como organizador social. El equilibrio entre la oferta y la demanda tiene la capacidad de ordenar el mundo. El Estado no debe entrometerse y debe replegarse a custodiar el orden con el que la gente se relaciona con el mercado. La asistencia a los más necesitados es un inútil derroche de dinero: ello provocaría su crecimiento numérico y estorbaría los espontáneos mecanismos mercantiles, cuyo desarrollo toma el curso natural y necesario de la historia.Nadie debe preocuparse por el desamparo de los más necesitados. Cada uno debe interesarse en comprar lo que necesita y acumular lo que más se pueda (corbatas, zapatillas o muebles). Si alguien se alarma por la situación en que viven los más carenciados, es una postura moralmente errónea, porque cada uno debe preocuparse por el propio bienestar y los demás que se las arreglen como puedan. La seguridad social está de sobra en un sistema como éste, porque cada persona debe transformarse en un agente de inversión y consumo sin mirar cómo se encuentra quien se encuentra a su lado. Si la gente invierte, se preocupará de la dinámica de esas inversiones y solamente le importará la marcha de sus negocios, lo cual es perfecto, porque cada uno adopta una actitud insensible libre de toda emoción humana. Así se destruye la ilusión de una sociedad justa, equitativa y solidaria, erigiéndose un sistema de codicia que sólo apunta a satisfacer el interés individual. Cuando los liberales salen de vacaciones, dejan a su perro atado a un árbol. Al regresar, el animal está muerto. “Yo no lo maté”, dicen, “Si se murió, es porque no fue lo suficientemente hábil como para sobrevivir”.

Libertad: mecanismo psicológico básico usado por el poder, que programa a los individuos para que lleven una determinada conducta pero haciéndoles conservar la ilusión de que actúan por sí mismos.

Libre comercio: suicidio que las potencias mundiales obligar a cometer a los países subdesarrollados. Es la única libertad que se puede ejercer en estas tierras, y la única que defendieron las dictaduras militares.

Locura: es una de las formas humanas más crudas de denuncia social, condenada por el resto de las personas por la necesaria violencia con la que se manifiesta. Es el rugido del acosado, es la verdad del que no quiere ser cómplice, del solitario, del que intuye otra alternativa como forma de existencia, y por eso se lo acorrala, se lo encarcela, se lo medica, se lo pone en ridículo, se lo intenta rehabilitar. No es un desvariado que requiere de cuidado sino que representa la estructuración de un sistema perverso contra un hombre que se alza frente la decadencia humana. Mientras la cordura predominante ha dejado en ruinas a este mundo, cualquier individuo salido de la norma es visto como un extraviado.

Madre Teresa: monja albanesa reconocida mundialmente por haberse ido a Calcuta a hacer caridad con los seres “que han tenido la desgracia de nacer pobres”. La misericordia, totalmente funcional al sistema, saca a los pobres de abajo de la alfombra, les lava la cara, les da de comer y los guarda de nuevo. Llueven donaciones desde las clases privilegiadas para aplicar este tipo de justicia, que permite dormir y es menos peligrosa que la proclamada por el Che Guevara.

Madurez: Período que se alcanza al descubrir que la cobardía puede ser rentable. Implica dejar de lado las locuras juveniles y aceptar de una vez por todas las reglas de la vida. Es la etapa en que se troca el sueño de la igualdad social, la libertad y la dignidad por el anhelo de una casa grande con jacuzzi y una camioneta cuatro por cuatro de potente motor.

Mandamientos: es tan grande la farsa del catolicismo y tan inmensa su hipocresía, que necesita imponer al ser humano lo que debe sentir. Como la Iglesia está tan inclinada al mal, se encarga entonces de imponer el bien. “Amarás a Dios por sobre todas las cosas”, “amarás al prójimo como a ti mismo”, “no cometerás adulterio”, “honra a tu padre y a tu madre”. Luego de albergar en su seno a mercaderes y violadores, a usurpadores y genocidas, se atreve a manifestar: “ No matarás”, “no robarás”, “no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su casa ni su asno”, “no darás falso testimonio”, “no defraudarás”…

Manicomio: entidad encargada de encerrar a quienes proponen otro mundo posible.

Marihuana: uno de los artículos que más satisfacciones le ha dado al mercado. Es fácilmente renovable, implica constante reposición e impide desarrollar la capacidad inteligente del consumidor. Sin gastos de publicidad, y en nombre de la búsqueda, la locura y la bohemia, crea en el ser humano la necesidad de un producto que le otorga bienestar, como cualquier otro que se exhibe en las vidrieras. Una treta que rinde asombrosos beneficios, mucho más que vender heladeras, secadores de pelo o celulares, que implican garantía, pago de impuestos y un arduo papeleo en las boletas de venta.

Martin Luther King: ciudadano de los Estados Unidos asesinado de un disparo en la cara por reivindicar abiertamente la igualdad invocada en la constitución norteamericana.

Marx: uno de los más grandes comediantes de la historia. Sus ingeniosas frases aún siguen siendo repetidas de memoria por sus seguidores más entusiastas.  

Marxistas: intelectuales de entremés y seres bienaventurados que se estarán masturbando con la mano izquierda cuando la revolución gane las calles.

Matrimonio: asociación ilícita y resabio de la Edad Media que consiste en avisar a todo el mundo que dos personas se quieren. Se firma un contrato de amor ante la aprobación de la Iglesia y el Estado, y después de suscribir se hace una fiesta para demostrar a todo el mundo el cariño existente.
Cada una de las dos personas que lo firman pasa a ser propiedad del otro, y lo que se llama amor dentro de esta formalidad no es más que un estado policíaco que custodia el monopolio y el usufructo del otro.
Inversamente, cuando el amor se va no hay que contárselo a nadie; se debe disimular de la manera más habilidosa posible y refugiarse en el bienestar que trajeron las cosas compradas, con alguna aventura a escondidas de vez en cuando. Una separación es muy molesta. Hay que andar cambiando las cosas de lugar y es mucho más fácil mentir toda la vida. Una buena excusa es “No me separo porque los niños sufrirían mucho”. Se recomienda no decir la edad de los chicos si son mayores de treinta años.

Mc Donald´s: cadena de locales de comidas rápidas cuyo símbolo es un payaso retardado mental que incita a consumir comida chatarra cuya ingestión implica un alto riesgo para la salud del organismo. Luego de ser descongeladas, las hamburguesas  deben ser echadas a la plancha antes de que transcurran diez minutos. Pasado ese tiempo, ya no pueden considerarse hamburguesas. Basta pasar por la puerta de uno de estos afamados locales para sentir el olor a plástico que emanan sus productos: es un hedor artificial elaborado por la industria química, que mediante la aplicación de colorantes también oculta el alto contenido graso presente la carne. Recientemente se descubrió que la mala cocción de la carne ofrecida por Mc Donald´s puede causar urema hemolítico por la bacteria Esterichia Colli, que ha llegado a provocar la muerte de algunos niños.Sus empleados cobran sueldos de utilería y trabajan en malas condiciones, pero tienen prohibido agremiarse y reclamar por sus derechos. Esta empresa se ha transformado es una de las más exitosas a nivel mundial.

Medios de comunicación: empresas que monopolizan no la opinión pública sino la opinión publicada, y la manipulan con el objetivo de inventar una realidad acorde a los intereses de los sectores dominantes. Como toda empresa, su objetivo no es brindar un servicio a la comunidad sino acumular la mayor ganancia posible. Y todo vale para ellos, porque el fin justifica a los medios.

Mercado: esfera económica cuyo éxito consiste en censurar las necesidades reales mediante la creación y promoción de necesidades virtuales. Se alimenta fomentando la competencia entre las personas. Mantiene al ser humano en un permanente estado de insatisfacción para nunca agotar el negocio de vender artículos que encubran y disimulen el vacío de una existencia insignificante. “El que no ama, compra” dijo alguien. // En una pared de Quito: “¿Por qué sólo el mercado es libre?”.

Miedo: industria que genera millonarios recursos y muestra el mundo y la vida como peligrosas amenazas, para que la gente abandone las calles, se refugie en sus casas y consuma obedientemente. Tu casa debe tener candados, rejas, muros, cadenas, alarmas, cerraduras, perros, alambre de púas, garita de vigilancia, seguro contra robo, puertas y ventanas blindados. El prójimo es sospechoso, el futuro es amenazante. Debemos estar preparados contra todas las desgracias que nos acechan.

Militar: verbo que suele terminar convertido en sustantivo.

Militares: baratijas que se asemejan a los seres humanos, y que mecánicamente pueden desarrollar acciones parecidas a un ser vivo, como cagar y morir.

Moda: tendencias temporales de consumo masivo. Otorga refugio a las personas inseguras que no tienen capacidad para crear y carecen de criterio selectivo, necesitando ejercitar prácticas masivas para encontrar aprobación en algo que es aceptado por gran cantidad de personas.

Modelos: en nuestra sociedad no se llama así a quienes salvan vidas, dedican su tiempo a encender llamas solidarias o cruzan los campos para dar clase en perdidos pueblitos de frontera o enfrentan la injusticia. Aquí, “modelos” son unas histéricas que incitan al consumo, viven interesados romances con estafadores y asesinos, y proyectan un mundo de privilegios, indiferentes a las problemáticas sociales.

Monumentos: obscenas figuras con que el poder practica su onanismo.

Moral: cárcel donde pagás todos los delitos que jamás cometiste.

Muerte: Es el tabú más grande de nuestra sociedad occidental. De nada han servido las religiones, de nada las filosofías. El ser humano desconoce el sentido de la vida y tiene terror al final de sus días. Todo su trayecto vertiginoso, posicionándose en el trabajo, ganando influencias, comprando y acumulando estupideces, evidencia el terror que le provoca la nada de su destino.

Napoleón Bonaparte: militar que comienza enarbolando el republicanismo legado por la Revolución Francesa y acaba aspirando a convertirse en el emperador de toda Europa. Vaya síntesis de lo que es política.

Navidad: fecha en que el mercado hace de la confraternidad un lucrativo negocio. Consiste en la organización de una fiesta hipócrita donde abunda la gula para conmemorar el nacimiento de alguien que predicó la austeridad y la renuncia. Comer y tomar hasta reventar en la fecha en que un niño debió nacer en un corral de animales porque ninguna familia decente asistió a una madre pobre embarazada.

Normalidad: espina que te clavan cuando empezás a caminar. Puede que se te hunda en la carne como una molestia superficial y logres quitártela a tiempo para continuar tu propio andar. Pero si se te hinca hasta el hueso dificultará tus pasos y acabarás andando a la par de los demás, perdiendo el rumbo en caminos que otros planearon para vos. Seguramente acabarás contrayendo matrimonio o buscando trabajo en alguna institución similar que terminará por aplastar todos tus planes.

Nostalgia: sentimiento que nos llega cuando añoramos algo que antes odiábamos, pero que al abandonarlo e intentar un cambio nos fue peor todavía.

Noticieros: modernos programas infantiles que ayudan a conservar la inocencia hasta la edad madura. No ofrecen noticias, sino la visión del mundo que el poder impone.
Dedican la misma cantidad de tiempo a cubrir la separación de una actriz famosa y un genocidio perpetrado por una potencia mundial sobre un pueblo indefenso.

Obrero: individuo que cobra un módico salario por el ingenuo hecho de creer que se puede vivir del trabajo.

Occidente: minoría poblacional fundamentalista que emerge en Europa creyéndose enviada de Dios. Ha llevado a cabo los más terribles desastres de la historia humana. Perpetraron el genocidio indígena en América, fundaron la esclavitud hereditaria, fueron traficantes negreros, impusieron a sangre y fuego su poder imperial en todo el planeta. Establecieron la Inquisición en la que ardieron en la hoguera miles de personas que profesaban distintas religiones, organizaron y ejecutaron las dos guerras mundiales que dejaron un tendal de 60 millones de muertos, planificaron el holocausto de los judíos e institucionalizaron el racismo como coartada de sus abusos. Ellos dicen que llevaron la civilización al resto del mundo.

Olvido: cómodo aparato ortopédico que evita al discapacitado el esfuerzo de mirar hacia atrás para poder revivir las tragedias que lo invalidaron.

ONG's / Organizaciones no gubernamentales: organizaciones que no dependen del Estado pero que compiten con él en burocracia, corrupción y desvío de fondos.

Orden: situación en la que no peligra la acumulación de ganancias a través de la explotación de la gente, ni se encuentra en riesgo la propiedad privada que tanto sacrificio ajeno ha costado.

Paz: período en que los corruptos pueden organizar orgías sin ser molestados por el hambre de los pueblos.

Pena de muerte: este sistema, que cree estar capacitado para dar clases de moral, mata a la gente que mata gente para enseñarle a la sociedad que no se debe matar gente.

Pentágono: sede estadounidense del Ministerio de Defensa. Curioso nombre tiene este Ministerio, que jamás ha defendido a Estados Unidos contra nadie y, sí en cambio, ha producido un aterrador baño de sangre en numerosas naciones del planeta, con el objetivo de salvaguardar el despilfarro y los privilegios del país del Norte.

Pobreza: En los últimos años, el Estado se ha preocupado mucho por la pobreza. Tanto es así, que la ha multiplicado varias veces, la ha escondido y perseguido, la ha reprimido y encarcelado. Ya se estudian nuevas propuestas.

Poder económico: viuda negra que se fagocita a todos los demás poderes que con ella copulan.


Poesía. Washington, EEUU, 1967. La población se manifiesta frente al Pentágono en contra de la guerra de Vietnam. La gendarmería defiende el edificio apuntando a la multitud. Una joven ofrece a cambio una flor. (Copyright : © Marc Riboud / Magnum Photos)

Policía: cuerpo institucional encargado de disipar las dudas acerca del origen de la riqueza.

Políticos: cuentan que el mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabó la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago.

Prejuicio: -¡No es conveniente que nazca este niño!- exclamó el médico-. El padre es alcohólico, la madre está enferma y viven en la miseria.
Por suerte no lo escucharon. Hubieran matado a Beethoven.



Premio Nobel: uno de los galardones más prestigiosos del mundo que se entregan anualmente a personas que se destacan en diversas actividades. Al menos en Literatura, estos especialistas en reconocer los talentos más importantes del planeta, ignoraron a Kafka y a Joyce, cuyas obras revolucionaron la literatura del siglo XX; a Cortázar y a Borges, dos de los escritores latinoamericanos más sobresalientes; y a Tolstoi, que dejó libritos como Ana Karenina y La guerra y la paz
El Comité Noruego le negó el Premio Nobel de la Paz a Gandhi pero se lo entregó a Theodore Roosevelt, Henry Kissinger, Jimmy Carter, Gorbachov, Al Gore y Barack Obama. En su momento, también fueron nominados a recibirlo Adolf Hitler y Joseph Stalin, aunque no tuvieron la suerte de recibirlo.

Primer Mundo: civilizada región del planeta en la que abunda el cáncer, el estrés, el colesterol, los fármacos, la drogadicción, el racismo, el miedo, el materialismo, las fábricas de armamentos, la obesidad, el individualismo y otros logros que tanto sacrificio (ajeno) les ha costado. Las ciudades de los países periféricos hacen esfuerzos por obtener estos adelantos.

Privatización: acrobático truco de magia en el que un país entero aparece en la cartera de una dama o en el bolsillo de un caballero.

Proceso de Reorganización Nacional: nombre que lleva la masacre comenzada el 24 de marzo de 1976 en la República Argentina, cuando las Juntas Militares dieron el golpe de Estado asaltando ilegítimamente el poder con el supuesto de acabar con la guerrilla y convocar a elecciones nueve meses más tarde. Con el objetivo de instaurar la economía neoliberal y devolverle el poder a sectores económicos que habían sido desplazados por la movilización social, consistió en la implantación del terrorismo de Estado mediante una fuerte política represiva que posibilitó el asesinato sistemático de no sólo miles de militantes y líderes populares que estructuraban la organización de trabajadores y estudiantes, sino también de meros sospechosos, familiares de guerrilleros, profesores, maestros, escritores y artistas. Censuraron a la prensa, persiguieron intelectuales, allanaron domicilios, proscribieron los partidos, intervinieron los sindicatos, desterraron a miles de ciudadanos y prohibieron asambleas y toda forma de reclamo colectivo. Saturaron las cárceles del país, y los secuestrados durante las mortales razzias nocturnas fueron recluidos en ilegales campos de detención, donde se los mantenía incomunicados, negados de toda posibilidad de acceder a un juicio justo y se les aplicaba innumerables torturas físicas y psicológicas (picana, torno, submarino, despellejamiento, simulacro de fusilamiento), muchas veces hasta matarlos. Actualmente, el concepto de “desaparecido” se escribe en castellano en cualquier parte del mundo. El país desbordó de muertos, enterrados en fosas comunes, arrojados al mar desde aviones militares, fusilamientos y ejecuciones a simples sospechosos que ni siquiera portaban armas. En el plano económico, durante el PRN se redujo la distribución del ingreso nacional entre los trabajadores, decreció el salario real en un 40%, aumentó el precio de la canasta familiar, se alargó la jornada laboral, creció la desocupación, se redujo el consumo, creció la mortandad infantil y se expandieron las villas miseria. Se redujo el presupuesto de la salud pública y descendió el producto bruto interno, mientras aumentó la deuda externa, creció la inflación, creció el presupuesto para seguridad y defensa, y crecieron los sueldos de las fuerzas de seguridad. Los beneficiados fueron la oligarquía ganadera, la oligarquía financiera y un grupo monopólico de empresas internacionales ligado al entonces ministro de economía Martínez de Hoz y todo su gabinete. Aumentaron espectacularmente los precios de producción animal y la Bolsa de Comercio dio astronómicas ganancias por medio de la especulación. Los usureros multiplicaron sus fortunas. Se desnacionalizaron bancos, colocando los ahorros nacionales en manos de la banca extranjera, se indemnizaron empresas que estafaron al Estado y se rebajaron aranceles aduaneros, permitiendo la invasión de productos extranjeros en el mercado interno.
¡Ah! El partido comunista apoyó a Videla.


Profesores: represa destinada a evitar que el entusiasmo del alumnado inunde la región, conteniendo el avance de los estudiantes, que son una amenaza más que una promesa para la tranquila aldea donde viven los guardianes del viejo orden.

Progreso: movimiento socio-histórico (¿hacia atrás?, ¿hacia delante?) que le ha otorgado a la mayor parte de la humanidad la posibilidad de contemplar los privilegios ajenos. No ha logrado eliminar la incertidumbre sino apenas cambiarle la máscara.

Prójimo: peligroso sector de la sociedad que aspira a ocupar nuestro cargo y a quedarse con todos nuestros bienes. Evítelo en la medida de lo posible.

Prudencia: nombre que usa la cobardía para eludir el compromiso.

Psicólogos: artefactos surgidos con el capitalismo, que sirven para combatir el aburrimiento y la pesadumbre de la vida burguesa. Ocupan el espacio que ha dejado vacante la Iglesia, pero lo reemplazan de manera parecida. Acá en Argentina existen una desmesurada cantidad son dogmáticos del psicoanálisis, "la triste mitología de nuestro tiempo" diría Borges.

Psiquiatría: Disciplina que encuentra un paranoico en cada individuo que expresa un pensamiento libre, vive de manera auténtica y no acepta las estructuras formales.


Quilombo: es utilizado como sinónimo de desorden, caos, desorganización y barullo. Y es así otra manera de enmascarar la historia. Quilombos se denominaba en Brasil a los sitios en que vivían y se organizaban los esclavos fugitivos de las plantaciones brasileras, debilitando un sistema que los esclavizaba y los reducía a meras mercancías. Los cimarrones huían tierra adentro para fundar lejos del blanco la tierra libre.

Racionalismo: ¿quién podría creer a esta altura que el ser humano es un animal racional? Que posea razón no quiere decir que actúe necesariamente de manera racional; porque, de hecho, el hombre sufre de incapacidad inteligente, es racionalmente estúpido, porque tiene la facultad de razonar pero carece de la inteligencia para ejercerla. La única razón aplicada es la razón técnica, que no incluye el respeto por el otro y conduce a una bestialidad que tiene como consecuencia la destrucción del planeta y la exterminación de la vida. ¿De qué sirve llegar a la Luna si no somos capaces de mirar a nuestros semejantes? La exacerbación de la ciencia como antídoto de los problemas humanos demostró que el hombre es capaz de dominar la naturaleza, pero se ha perdido a sí mismo en el intento.

Racismo: quienes dominan, crean patrones estéticos que permiten a los dueños del poder considerarse como emblemas de perfección y belleza. El dios católico, por ejemplo, es hombre y es blanco porque su apariencia está inexorablemente ligada al poder de nuestras sociedades gobernadas por hombres, dominadas por blancos. La televisión, también ligada al poder, sólo muestra programaciones cuyos protagonistas son de piel clara. Los periodistas son blancos, los actores son blancos, los intelectuales son blancos, las modelos son blancas. Las revistas también muestran imágenes de personas blancas; y en las publicidades, quienes aparecen felices gracias a la mágica sensación que otorgan los artículos de consumo, son siempre blancos. Estúpidos y blancos.
El racismo se despliega con la llegada del Europeo al continente americano y se convierte en dogma con el desarrollo capitalista y su mercantilización del mundo y de las personas. Es la coartada ideológica que inviste a la usurpación de los bienes ajenos. Todo avasallamiento de unos por otros está alfombrado históricamente de ayuda humanitaria y de afán civilizador de una población que vive en la tenebrosa oscuridad de la ignorancia, el atraso y la barbarie.
La población negra, indígena y mestiza constituye los sectores más carenciados de los países colonizados por el blanco. Estos sectores ejercen los trabajos más inestables y peor remunerados, viven hacinados en insalubres suburbios y están más expuestos a las enfermedades, exhiben los índices más altos de desnutrición, de mortalidad infantil y deserción escolar; son encerrados con mayor frecuencia en la cárcel y tienen poco acceso a las universidades. En estas sociedades, son considerados como vagos, sucios, ignorantes y hasta peligrosos. ¿Es culpa de la genética? ¿O es porque el blanco reconoce en los demás sus propios crímenes y vicios? Blancas han sido las matanzas más atroces; blancos, los criminales más sádicos; blancos, los saqueos más viles. Si la naturaleza se ha equivocado, no ha sido con los colores oscuros, que en los últimos 500 años han trabajado en condiciones miserables para llenar las arcas de los blancos señores, que de niños se masturbaban mirando la foto de su papá acostándose con una negra.
El racismo fue y sigue siendo hoy uno de los avatares de la explotación del hombre por el hombre: Sin racismo y xenofobia el valor de la fuerza de trabajo del africano sería mucho más alto. La discriminación racial en Europa o EE.UU. es funcional al sistema económico. De la misma manera que los esclavos no hubieran podido venderse como ganado si no hubieran sido estimados como animales de labor, es necesario que los inmigrantes de hoy sean considerados inferiores, para pagarles un salario inferior. En ese contexto, su cultura de origen nunca puede ser valorada correctamente.
Los europeos todavía se niegan a reconocer que el mundo no los estaba esperando en la oscuridad para que llevaran la luz. La historia de África ya era vieja cuando Europa comenzó a andar. Personas ahora olvidadas descubrieron, mientras otros eran todavía bárbaros, los elementos de las artes y de la ciencia. Una raza de hombres ahora rechazada por la sociedad por su piel oscura y su pelo enrulado cimentó en el estudio de las leyes de la naturaleza esos sistemas civiles y religiosos que todavía gobiernan el universo. El hecho lamentable es que la mayoría de lo que nosotros llamamos ahora historia mundial es sólo la historia del primer y segundo florecimiento de Europa.


Rating: medición que utiliza el arriero para evaluar el éxito obtenido al agrupar el ganado.

Razón: frazadita que sirve de cobijo contra el miedo. Si podemos explicar algo, entonces no es peligroso. Enemiga de todo lo vivo, se dedica a hipnotizar, congelar, embalsamar, detener, disecar y momificar todo lo que existe, con el afán de neutralizarlo para controlarlo.

Realidad: enmascarada por la publicidad, avasallada por los medios, adulterada por el Estado, vapuleada por intelectuales y periodistas, despreciada por las clases dominantes y abandonada en los sombríos rincones, ha sido reemplazada por el brillo, el entretenimiento y la felicidad cobarde ¿Qué sería de la realidad sin la publicidad de quienes la enmascaran?

Rebeldía: actitud que toma la juventud para experimentar la locura de la bohemia antes de convertirse en profesionales burgueses, mercenarios y banqueros.

Recursos humanos: ningún canibalismo se pierde, la antropofagia se transforma. Ya no te hervirán en una olla. En la empresa donde trabajas abrirán un área para elaborar las recetas gastronómicas más acordes para cocinar tu tierno pellejo. La gerencia dirá que se trata de un área destinada a optimizar el bienestar y la comodidad de los empleados, pero esta oficina no es otra cosa que la cueva desde donde se evalúan nuevas estrategias de presión sobre el personal con el objetivo de aumentar el control y elevar la productividad.

Religión: dogma que enseña a creer en cualquier cosa, menos en uno mismo.

Rentabilidad: factor imprescindible para que cualquier actividad humana tenga sentido. Es inútil cualquier tarea mediante la cual no se obtenga dinero. Primero te preguntarán para qué lo haces y más tarde te menospreciarán por desvariado. La rentabilidad ha ocupado el lugar de la poesía. No es ventajoso contemplar un amanecer, sí lo es rematarle la casa al vecino y quedarse con todos sus bienes. Si te dicen: “Con eso no vas a llegar a nada”, ello significa que no vas a hacer dinero.

Represión: única función de la que no se ha desprendido el Estado, a fines de dar tranquilidad a los privilegiados del mundo. Es dudoso cualquier otro desempeño. Ante los millones de personas que le sobra al sistema, el Estado sólo tiene una respuesta: la militar. No puede asegurar el orden sin una buena dotación de soldados y metrallas. ¿Cómo gobernar esta demencia sin fusiles que apunten a la multitud?

Responsabilidad: aptitud que adquiere el ciudadano domesticado mediante el macabro juego de premios y castigos que le han impuesto las instituciones sociales. El individuo responsable es aquél que aprende a ser su propio vigilante, que es incapaz de rebelarse contra un sistema que lo denigra y oprime, y siente un oscuro estremecimiento ante la posibilidad de liberarse. La responsabilidad se erige como una trinchera para sus cobardías, y el sujeto tolerará cualquier clase de vejación con el argumento de que en la vida uno debe asumir los compromisos que la vida impone. El ser responsable soportará la rutina más agobiante, el tedio más aplastante, y cumpliendo responsabilidades aniquilará sus horizontes, acumulará traiciones, temiendo el camino que lo conduce a aquel lejano horizonte, desconocido, temerario y prometedor, que le señala la ruta hacia liberación de esta vida medrosa y apocada.

Revolucionario: sujeto que vive dos etapas bien diferenciadas. La primera es delirante y soñadora porque aspira a crear un cambio drástico en el orden social y en las instituciones políticas. La segunda fase es coherente y sensata porque termina aceptando un cargo en alguna dependencia del mismo poder que antes quería derribar.

Riqueza: situación económica que permite matar, violar y saquear sin que a uno lo interrumpan por estupideces. Se finge inocente de la pobreza ajena, y afirma que ricos y pobres hubo siempre. Los ricos presumen que los pobres son como Adán: creados por Dios como un producto más del mundo. Pero a diferencia de Adán, la pobreza tiene ombligo; y algunas personas suspicaces afirman que la riqueza es una consecuencia de la injusta apropiación y peor distribución de los recursos que son de todos.

Rock: género musical hoy extinguido. Se desarrolló como una expresión marginal que cuestionaba los valores establecidos y acompañó importantes procesos históricos que tenían la voluntad de cambiar el mundo. Ocupó un importante lugar de resistencia cultural y de oposición al poder, proponiendo otro mundo posible a partir de la poesía, la libertad, la rebelión y el pensamiento. En los años '90, el neoliberalismo lo engulle y pasa a ser inofensivo. Los rockeros aspiran a la fama, a la riqueza, se hacen cómplices del poder y las empresas, se vacían de ideología, se valen de la imagen y el márketing, y se aglutinan en lucrativos festivales convocados por las multinacionales como el Pepsi Music, el Personal Fest y el Quilmes Rock. Los recitales ya no cambian la vida de quienes participan y se transforman en un mero espectáculo inocente.  

Rutina: mujer adicta e insensible que se fuma en pipa el alma humana.

Saludo: formalismo que se enuncia cuando te encontrás con alguien que conocés. Generalmente te preguntan: "¿Todo bien?" o "¿Cómo estás? ¿Bien?" Es una pregunta que viene respondida porque en realidad a nadie le importa cómo estás ni quieren saber. Es una manera de sacarte de encima. Te saludan mirando por encima de tu hombro para ver quién viene.

Sarmiento, Domingo Faustino: prócer norteamericano ideólogo del racismo y fundador de la ignorancia argentina, cuya base consiste en despreciar lo mejor de nosotros y admirar lo peor de los demás. Entre sus características básicas se destacan la incapacidad de apreciar la diversidad de nuestra región y la indiferencia ante la cultura de sus múltiples habitantes. Su plan consistía en eliminar, sin avergonzarse, el componente indígena, el negro y el gaucho (durante las guerras, aconsejaba a las autoridades militares “no ahorrar sangre de gauchos”), vaciar estas tierras de sus pobladores primarios por representar evidentes factores de atraso, y civilizar el país con inmigrantes rubios y de ojos celestes, provenientes de las regiones más industrializadas del mundo. Entrar al mercado externo implicaba dejar afuera a los de adentro. La estrategia de Sarmiento, lúcido visionario, era desarrollar nuestro papel de periferia de los países productores y uniformar a la población a través de la educación a fines de extender el modelo occidental de vida y ampliar el mercado de consumo. Se han cumplido sus designios: Argentina no está de rodillas porque le gusta rezar sino porque le sobran padres que obstaculizan su andar.

Seguridad: salida de emergencia para escapar de uno mismo. Nirvana occidental que nos permite olvidar nuestra incapacidad para afrontar el riesgo, el conflicto y las contradicciones de la vida. Mediante un conjunto de sutiles artilugios, la Modernidad burguesa levantó un andamiaje de falsas seguridades prometiendo el paraíso de la tranquilidad en un mundo que cruje.

Shopping: espacio físico que sirve para olvidarse de uno mismo y evadir los riesgos de la existencia.

Sócrates: uno de los más agudos filósofos de todos los tiempos. Su frase más célebre es “Sólo sé que no sé nada”. Como no escribió nada, hoy estaría ausente de la Feria del Libro porque no tendría admiradores pidiendo autógrafos, y sería expulsado de la Facultad de Filosofía. También ser vería condenado a beber la cicuta por los colosos del saber y la democracia, a causa de poner en riesgo los dogmas de las instituciones donde roban.

Subversión: modo en que el poder menciona a la actitud de quienes no asumen su discurso como una verdad absoluta. El subversivo no es una persona que piensa por sí mismo, y en su búsqueda rebelde pretende crear otro modo de pensar la realidad. El subversivo es un engendro que ni siquiera tiene su verdad, sino apenas una versión chiquita, una versión menor, una "sub-versión" de las cosas, y que por ser distinta debe ser aplastada, perseguida, reprimida y censurada. 

Tarjeta de crédito: pequeña lápida de bolsillo. Además de llevar graciosamente nuestro nombre, exhibe el número con que el sistema identifica nuestra muerte en el honorable cementerio del consumo.

Televisión: hoguera donde los sujetos arrojan su propia vida. Los televidentes renuncian a su propia experiencia y se sienten conformes con que la vida se la cuente o la viva otro. De este modo, aplauden hazañas ajenas, asimilan argumentos de otros o toman partido en escándalos que los idiotizan y le impiden pensar sus propios problemas

Universidad: institución educativa que se jacta de enaltecer al ser humano a través de la razón y el pensamiento. En esta misión, presume diferenciarse de los militares y la policía, pero posee la misma estructura autoritaria, conservadora, ególatra y verticalista.



Van Gogh: uno de los más grandes pintores de todos los tiempos. Supo hacer de su propia vida un luminoso mundo de arte, dignidad y resistencia frente a la hipocresía de su época. Vivió en la miseria. Fue rechazado sistemáticamente en las galerías y escuelas de arte de la época. Ignorado y despreciado en vida por ser considerado extravagante y esquizofrénico, se disparó, a los 36 años, un tiro en el estómago. Vincent dijo: “Seremos pobres y aguantaremos la miseria como una ciudad sitiada dispuesta a no capitular”. Esa misma sociedad que sólo le pagó un cuadro a un precio mezquino, hoy se proclama su prestigiosa descendiente, y lucra con sus obras en millones de dólares para exhibirlas en sus frívolos salones de opereta.

Violencia: actitud tomada por aquellos inadaptados que no pueden aceptar que han fracasado en su intención de integrarse armoniosamente al conjunto de la sociedad. No consiguen trabajo, no acceden a los servicios sociales ni al crédito ni a la vivienda, son molestados por la policía, pasan hambre y frío, no pueden cubrir las necesidades básicas de sus hijos y, para colmo de males, se la agarran con la sociedad que los ignora y discrimina.

Virtud: peligrosa cualidad humana que trae aparejadas innumerables complicaciones a causa de que pone en evidencia la mediocridad de los demás. “Hacé lo que hacen todos” te dirán. “No te metas en quilombos”, “La dignidad no da de comer”, etc… La lista es larga.

Voto: rito “democrático” mediante el cual el ciudadano cree participar de un sistema político que lo incluye y lo toma en cuenta. Se lleva a cabo más o menos con la misma frecuencia que el campeonato mundial de fútbol. Aunque las elecciones no despiertan tantas expectativas, el resultado de ambos eventos no transforman demasiado las cosas: sólo define quién se lleva la plata. // En una pared: "Si el voto cambiara algo, estaría prohibido"

Zoológico: campo de concentración organizado por la especie animal que logró someter a todas las demás. Consiste en arrebatar a cada especie de su hábitat natural, para lucrar con el pintoresquismo que causa ver a un ser vivo solitario, sufriendo la ausencia de los suyos, extrañando sus montañas, sus bosques, sus ríos y llanuras.
Para paliar su aburrimiento, la gente visita los zoológicos de día; hacen su recorrida, sacan fotos, hablan sandeces y vuelven a su casa tras un paseo divertido. Pero los animales quedan allí hasta su muerte, arrancados de su hogar, entreteniendo a la muchedumbre que pasa, siendo observados por un rato sin ser jamás comprendidos. “Aquí lo tratamos bien”, afirman quienes le roban la vida a estos indefensos animales para llenarse los bolsillos.
El zoológico es uno de los paseos preferidos que los padres eligen para sus hijos, de modo que puedan irse acostumbrando de niños a la brutalidad y al egoísmo humano.










.